“NO (según que casos) al agua embotellada”

Los que seguís mis post, os debe de resultar raro que un defensor de los aditivos y de la tolerancia alimentaria diga un NO tan sonado a la presentación de un componente básico de nuestra existencia, máxime cuando como millones de personas soy un consumidor diario del artículo.

Por lo que debería rebajar la afirmación a “no pero según que casos”.

Image

El agua es un elemento esencial para el cuerpo humano y como tal debe llegar a él en su situación más optima con la potabilidad adecuada y con todas las exigencias sanitarias que están definidas por activa y por pasiva desde el Catón de párvulos al Código Alimentario Mundial.

Culpa nuestra es si eso no se cumple, si por vandalismo, hemos emponzoñado los ríos, secado los lagos y las cuencas….. , en fin que os voy a contar que vosotros no sepáis , pero los justos y los pecadores lo estamos pagando , entre otras cosas bebiendo el agua en botellas.

No voy a tratar el tema de la potabilidad natural del agua (post anterior) ya que eso es historia y en la actualidad teóricamente los países desarrollados tienen canalizados los tratamientos de las aguas potables y de las residuales, según las leyes sanitarias vigentes.

De no cumplirse esas normas en cualquier municipio de pueblo o ciudad, sus autoridades teóricamente, pueden ser denunciadas ante la justicia.

¿Si esto es asi?,¿que necesidad tenemos de comprar la botella? , si tenemos el agua en nuestro grifo.

ImageImage

¿Pero la realidad es?, que en un porcentaje altísimo de pueblos el agua es imbebible, unas veces por sabor calcáreo, otras por olor a cloro.

Esto suele suceder ya por defecto de las depuradoras, como por las fraudulentas mezclas de aguas de cuenca con otras más baratas, como las de pozos artesanos, en cualquiera de los casos se comete una falta sancionable.

Suerte tienen las cuencas de parte de mi País, que no viven estos problemas y usan el grifo.

De todas formas esto sucede, por falta de política educativa, y todo esto se podría solucionar si en cada comunidad de vecinos, para mas seguridad, existiera una pequeña instalación de tratamiento de agua con su clorador automático, filtro, declorador, tratamiento de dureza y los depósitos correspondientes o una moderna de osmosis, esto no ocupa más de dos plazas de garaje y no cuesta más que una caldera de calefacción central, su mantenimiento es sencillo y no necesita especialistas.

Image

En los caso de viviendas unifamiliares, también existen, grupos pequeños, van adaptados a la tubería de entrada.

Image

El agua en este caso no solo nos saldría más barata, sino que su calidad organoléptica no diferiría en nada de la de la marca más famosa y por supuesto no tendríamos los posibles problemas que pueden aparecer en la embotellada (estancada) durante meses.

Pensaréis, si esto es así, porque no se hace, solo os puedo decir, que es falta de educación cívica y que los que tienen que estar en la película generalmente miran para otro lado y es lógico que los lobbies ante una demanda, solucionen una necesidad con lo que está en su mano, el envasado. Pero solo quiero dejaros esta idea, el agua la pagamos tres veces, por traerla, por beberla y por desecharla.

Si nos metemos en el concepto puramente químico de la cuestión, comienzan a aparecer los “peros”, suponiendo que la analítica del agua sea la correcta que marcan las legislaciones ( que es mucho suponer) y que las condiciones microbiológicas son las óptimas (caso que muy a menudo no se cumple) ,¿Quién me asegura?, que los envases generalmente de plástico son asépticos totales y su cierres son tan herméticos como para que no se produzcan filtraciones exteriores de agentes patógenos por aire, polvo u otras causas ,durante el transporte y almacenaje que probablemente pueda tener entre 6 meses y un año de media , se imaginan por un momento lo indefensa que es a los agentes externos un agua potable estancada en un envase.

Se han dado casos en los que analizadas las botellas, se han encontrado hongos filamentosos que generalmente se transportan por el aire y que fácilmente pueden llegar a la botella en el proceso de llenado, estos generalmente no suelen ser muy peligrosos para la salud, pero según sus distintas variedades pueden formar esporas.

Hay que dejar un punto claro, que estos condicionantes vienen influidos por el desarrollo de la empresa envasadora y del país.

De todo, lo que más me preocupa es que la industria del plástico es relativamente joven, nos ha dado algunas sorpresas en el pasado en el caso del los envases en general y en el envasado de alimentos en particular.

El fenómeno más delicado es el de la migración de componentes monómeros tales como el Bisfenol-A y de aditivos adicionados al plástico de policarbonatos.

Las normas sanitarias en los casos de tipos de plástico , migraciones totales permitidas y aditivos autorizados están muy definidas en la Comunidad Europea , sin embargo países como el Canadá en el 2008 , metió al Bisfenol-A en su lista de sustancias tóxicas y prohibió el uso de biberones de policarbonato , por considerar que este puede afectar al equilibrio hormonal del bebe.

Image

En el caso que nos ocupa y hablando siempre en el área europea, el plástico que domina el envasado de las aguas es el PET (Polietileno Tereftalato), que parece ganarle terreno a los policarbonatos, pero que también tiene sus problemas, uno de ellos es el de que en la fabricación del PET se usa Trióxido de Antimonio, como catalizador

Según investigadores de la Universidad de Heidelberg (Alemania), se han realizado diversas mediciones de migraciones en envase de PET con aguas de distintas procedencias y países llegándose a la conclusión que existe una migración del plástico al agua, de antimonio (considerado un tóxico) y ftalato, que se incrementa con la temperatura y el tiempo, sin que los niveles de concentración puedan considerarse peligrosos para la salud ya que están muy por debajo de los legalmente permitidos.

La conclusión, es que los resultados de la inocuidad del plástico están todavía en pañales y que va contra natura mantener el agua envasada durante meses.

Image

Mientras no se tengan más datos, pienso que al agua envasada en plástico, no solo se le deberían llevar unos controles lo más exhaustivos posibles sino que su tiempo de envasado y rotación real debía ser el mínimo, como producto básico.

Qué su uso sigue siendo muy interesante para aquellas zonas del planeta, que por un motivo u otro lo necesitan, nadie lo puede negar, pero donde se pueda abrir un grifo, dejémosla correr.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s