“Del Botulismo al Botox”

Si algo se me ha quedado claro al paso de los años, es que nunca se puede decir – ¿de esta agua no beberé?- ya que si tienes suerte de vivir tu ciclo, te saturas de ver cosas y cambios en todo, tanto en las normas de conducta como en los habitos, las modas, los conceptos…, en fin que los únicos que no cambian son los “LISTOS”.

Comento esto con motivo de que hace unos días estuve ojeando una revista de actualidad en la que se hablaba de los arreglos que fulanita y menganita se habían hecho en esta o aquella parte de su cuerpo como mejoras estructurales, he de decir en honor a la verdad que también salían fulanito y menganito.

Image

Al parecer entre la cirugía y ese elixir de eterna juventud conocido como Botox, se han conseguido las maravillas que Sir Lanzarote del Lago prometió con el Grial.

La intoxicación alimentaria es tan antigua como la humanidad, y la causan una variedad de agentes tales como, bacterias, virus, parásitos y toxinas.

Entre los datos que tenemos, se comenta que en el siglo X, el emperador bizantino León VI prohibió la fabricación de salchichas de la época, por causa de una gran epidemia que se produjo en el imperio.

Sin embargo hasta el siglo XIX, no se le puso nombre a esta enfermedad, fue el médico alemán Justino Kerner el que describió los efectos que este tipo de intoxicación producían y les llamo botulismo, que viene de la palabra latina botulus (salchicha).

A finales de siglo XIX, se produjo un brote de botulismo con jamón ahumado en Bélgica y un bacteriólogo de la Universidad de Gante llamado Ermengem, descubrió la bacteria causante, a la que se dio el nombre de Clostridium Botulinum.

Image

Una gran gama de alimentos envasados y procesados pueden infectarse y  producirlo ,el botulismo infantil es especialmente peligroso, ya que los bebes no pueden comunicar sus síntomas.

Image

Realmente el botulismo no se produce por la presencia de la bacteria, sino por la toxina que esta excreta llamada botulina.

Su estructura es la de una proteína, que se une a las células de las fibras nerviosas     neuromusculares y actúa de forma local produciendo una parálisis  muscular temporal, donde el músculo no puede contraerse.

La parálisis muscular puede ser causa de muerte al afectar a la función respiratoria, afortunadamente la muerte se produce en un proceso lento y da tiempo a que las victimas puedan ser tratadas, siempre que se detecten los síntomas rápidamente.

Estos pueden comenzar por náuseas, vómitos, visión doble, pérdida de expresión facial, dificultades para tragar y hablar, la parálisis se extiende a brazos, piernas y al resto del cuerpo.

La dosis letal de la toxina para los humanos es de 30 nanogramos o sea tres centésimas de una millonésima parte de un gramo.

Como arma química biológica es considerada de destrucción masiva, prohibida por la Convención de Ginebra.

Según los expertos con tan solo 50 gramos de la toxina distribuidos adecuadamente, serian suficientes para la destrucción de la raza humana.

Como os decía al principio, sorpresas nos da la vida, la historia del Dr.Jekyll y Mister Hyde, se repite periódicamente en muchísimos de los procesos que mueven nuestra existencia, y uno de estos es el del botulismo y el botox.

Quiero dejar claro que como divulgador, no tengo elementos de juicio ni conocimientos profesionales ya que esta actividad no le corresponde a un alquimista,  para saber si los que decidieron que una toxina criminal podía llegar a usarse como medicamento y cosmético, estaban o no en poder de la verdad, para eso “Doctores tiene la Iglesia”.

Creo que después de los resultados y años transcurridos, debieron de tener su razón.

Image

Todo esto se produjo porque  a finales de 1960, Alan Scott, un médico  oftalmólogo de San Francisco trabajó en una preparación estándar de toxina botulina para fines terapéuticos en su laboratorio con monos, aprovechando la capacidad que posee la toxina para producir parálisis muscular, otros equipos trabajaron en el tratamiento de enfermedades neurológicas y en el mundo de la cosmética para suavizar las arrugas.

Todos comprobaron que de las diferentes neurotoxinas que se producen  de las distintas cepas de Clostridium Botulinus las más óptimas para aplicaciones médicas y estéticas eran la tipo A (BTX-A) y la B (BTX-B).

Image

Como debe ser normal, también tiene sus detractores que avisan del posible mal uso del botox.

Entre ellos están los gobiernos de los EE.UU y Canadá que ya en los años 2008/2009 advirtieron sobre los efectos secundarios del botox, comunicando que el riesgo de dispersión de la toxina en otras partes del cuerpo, de la ya tratadas por profesionales expertos, pueden producir dificultades del habla, respiratorias, etc.…

La Agencia Europea del Medicamento en el año 2008, contabilizó 600 casos con efectos peligrosos tras recibir inyecciones de botox, de ellos murieron 28.

Al libre albedrio queda el meterse en el cuerpo un veneno.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s