“El uranio asesino”

Cuando la prensa nombra la palabra Isótopo, enseguida la relacionamos con algún problema en una central nuclear ya sea rusa, japonesa o de la Chimbamba , con la locura de las nuevas potencias y las que vienen detrás por enriquecer uranio al precio que sea.

Da igual que se trate del uranio-235 o del polonio-210, todos son noticia, siempre para negativo, pero difícilmente alguna toca lo positivo.

Hacen aproximadamente 100 años que Frederick Soddy, trató el tema en la revista Nature sobre los productos que se originaban en la desintegración radiactiva, ya se sabía que las sustancias como el Radio y el Torio trasmutaban en otros elementos, pero no se podían separar, aunque se advertía claramente que tenían diferentes vidas medias, se les llamó isótopos, ocupando el mismo lugar en la Tabla Periódica

ImageImage.

Años después en 1932 James Chadwick descubrió los neutrones y entonces se pudo diferenciar los núcleos de cada isótopo.

Soddy pensó que los isótopos radiactivos podían ser fuentes energéticas para ayuda de la humanidad, pero después de la primera guerra mundial, entró en el pesimismo más absoluto sobre el final de esta energía y no vio ninguno de sus sueños realizados.

Image

Murió en 1956 y poco tiempo después se inauguró en U.K. la primera Central Nuclear civil, en la actualidad hay más de 400 centrales en todo el mundo, que suplen el 11% de la demanda mundial de electricidad.

Image

El descubrimiento de Soddy, tuvo muchos beneficios para la ciencia, los isótopos se utilizaron para entender los mecanismos de las reacciones químicas, los esfuerzos por separar isótopos, impulsó la evolución de la espectrometría de masas y la datación radiométrica se convirtió en uno de los pilares de la geología,

Recientemente los investigadores han reconstituido el antiguo clima de la Tierra, la circulación de los océanos prehistóricos e incluso la formación del sistema solar, gracias a los isótopos estables en las antiguas rocas o hielos que llevan un registro de los procesos pasados.

Image

La medicina nuclear ha desarrollado una serie de isótopos como el talio-201, el flúor-18 o el americio-241 que han tomado y toman parte  en técnicas analíticas como el PET y otras, ayudando a resolver cientos de casos.

Image

No soy capaz de decidirme por la idea de isótopos buenos e isótopos malos, sino bien usados o mal usados, pongamos por caso el uranio-235, necesario para una central eléctrica o para una bomba nuclear, la maldad  no es del elemento en sí, sino la de la mente que lo modifica.

El uranio en la naturaleza se encuentra en pequeña proporción (ppm), para usarlo debe ser extraído de los minerales que lo contienen y concentrarlo.

Está formado por 3 isótopos, uranio -238 (99,28 %), uranio-235 (0.71 %), uranio-234 (0,01 %)

Como hemos comentado el usado es el uranio-235 y para conseguirlo hay que enriquecer el 238 y transformarlo en 235 ,separar dos isótopos que son químicamente idénticos con la corteza electrónica de similar estructura ,tiene gran dificultad ,por eso el camino más fácil es aprovechar la diferencia de masa mediante difusión gaseosa o centrifugación

Image.

Claro esto lleva consigo una  forma gaseosa del uranio, pero el punto de ebullición del  uranio metálico es de más de 4000ºC lo cual hace inviable el trabajar con un gas de uranio, se buscó una alternativa y se encontró en el hexafluoruro de uranio, que es sólido cristalino a temperatura ambiente y sublima a gas a una temperatura de 57 ºC, lo que le hace más manejable.

La mayor ventaja del hexafluoruro de uranio (UF6), es el hecho de que el flúor tiene un solo isótopo natural, todos los átomos de flúor tienen la misma masa  lo que significa que la única diferencia entre el UF6 que contiene uranio 235  y el que contiene 238, es la masa del átomo de uranio.

El UF6, no es fácil de manejar, es corrosivo para la mayoría de los metales, debe mantenerse sin humedad al menor soplo de agua se descompone en en difluoruro de uranilo y ácido fluorhídrico tan corrosivo que ataca al vidrio y al acero por igual, es tóxico quema la piel y disuelve los huesos.

Image

La operación se realiza en centrifugadoras de gas que separan los moléculas de gas por diferencia de masa a más de 100.000 revoluciones por minuto, el calentamiento de la parte inferior de la centrífuga y el enfriamiento de la superior, establece una corriente de convección que lleva las moléculas ligeras a la parte superior y las pesadas a la inferior y se produce una separación en continuo.

Debido a que la diferencia de masa es tan pequeña, se necesitan muchos pasos entre centrífugas y a veces hay que poner muchísimas centrífugas  en cascada para conseguir un pequeño rendimiento, esto encarece el proceso y no puede hacerlo cualquiera sin llamar la atención.

Existen trabajos experimentales con técnicas de rayos láser, pero todavía se sigue el procedimiento convencional, en cualquiera de los casos el tratar el uranio es una responsabilidad de la humanidad, que tiene que decidir cuál es su camino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s