Los colorantes , aditivos malditos

Los técnicos de alimentación , saben de la necesidad del aditivo , estos componentes nunca se han puesto con la idea de adulterar ,como hay quien lo piensa , ni con la de abaratar , no digo con esto que eso no se realicen y se eche mano de ellos para ese fin , sino que su finalidad primordial es la de ayudar a vestir el producto de sus mejores atributos para que a la hora de cumplir su función que no es otra que la de servir al consumidor ,lo realice lo más honestamente posible.

Los términos: aroma, color y sabor, van tan unidos, que fallando uno de los tres, el producto disminuye su aceptación, pero si el color desaparece, os aseguro que muere.

Image

Siempre puse como ejemplo el de la típica cata de helados de sabor fresa, sin color, lo primero que una cata ve es la presencia del producto y eso entra por la vista que asocia el color al olor  y de alguna manera le dice a las papilas gustativas:

¡Verás que bueno está el helado de fresa!

Si la orden no se produce, algo falla, y aparece la duda

Los más finos dirán, esto es, fresa, frambuesa, mora, pero os sorprendería la cantidad que te dicen naranja y otros.

Lo mismo sucede si se pone el color fresa, se elimina el aroma/sabor de fresa y le pones otro distinto, aquí más de la mitad dirán que es fresa.

Image

No corresponde a la química explicar el porqué de esto, pero los especialistas en la materia saben de la simbiosis que existe entre los tres principios.

Soy un defensor a ultranza de los aditivos , pero estoy totalmente de acuerdo de que aquellos que se demuestre su más mínima posibilidad de ser peligrosos para la salud , se pongan en cuarentena y se eliminen , en esto la administración sanitaria debe mojarse totalmente , no valen medias tintas ,  si es peligroso se elimina.

Image

La teoría del sí pero….., no se debe usar para un tema tan delicado.

Si los colorantes sintéticos azoicos, son peligrosos, elimínense, pero no vale que un colorante como la tartrazina, colorante azoico utilizado durante muchos años tanto en alimentación, acordaros de las paellas y los cocidos de la abuela que lo usaban como la sal, en las bebidas, los dulces, las mermeladas y que durante esos años no dio problemas ni sanitarios ni de estabilidad.

En un momento determinado, produce alergias, hiperactividad y falta de concentración en los niños.

Sobre estas teorías no se ponen de acuerdo los Estados Miembros de la Comunidad, ni la FDA.

Con lo cual dejan la situación de los azoicos en el Limbo, y la posición de los nº E, casi a la altura del betún, lo primero que un padre lee son los nº E y en ese momento condena al producto y ni se fija que muchos nº E son naturales.

Existe otro punto con el que no estoy de acuerdo y es el que las autoridades mundiales se ponen de acuerdo para aquello que en un momento determinado les interesa, tanto a ellas como a los lobbies que representan, pero sin embargo no se unen para luchar por una política alimentaria común, manteniendo las peculiaridades de cada país, dentro de un mismo formato.

Pongamos como casos el continente africano y el asiático, allí cada uno juega con la sinfonía de colores que quiere y aunque cada país se rige por una normativa, cada uno va por su camino.

En la India se ha detectado este año un gran fraude alimentario con colorantes industriales que se han utilizado para la fabricación de dulces típicos indios.

Los científicos han descubierto colores como la Rodamina B,  Naranja II, Malaquita verde, Amarillo metanil, Auramina, de uso en las industrias de papel, cuero y textiles, todos dañinos.

Image

El metanil se ha usado como colorante de un conocidísimo dulce indio llamado Jalebi, con sus diferencias muy parecido a nuestros churros.

El uso de los colorantes artificiales se debe a una doble causa, la primera su probada estabilidad ante la oxidación, el calor, la luz, la acidez etc…, la segunda, su aceptable precio de costo.

Por el contrario, sus sustitutos naturales son bastante inestables ante todos los medios y con una vida media más corta, lo cual nos obliga a cambiar muchos conceptos en el consumo del producto, son bastante más caros y muy problemáticos a la hora de trabajarlos.

Lo que si os puedo asegurar que el color es tan necesario al producto como su valor nutritivo y que el apetito comienza a desarrollarse por los sentidos.

Image

Por un momento pensar lo que supondría dar de comer a los chicos de 7-8 años sin el color, los cambios que se tendrían que producir en la tecnología de los alimentos para mantener los colores naturales de los productos después de los tratamientos de calor y el paso del tiempo,  todos los alimentos terminarían siendo grises oscuros.

Image

Que el ideal sería mantener los colores propios de las materias primas sin que después de procesarlas se deterioraran, les aseguro que actualmente sería una utopía, ni tenemos tecnología para llevar el producto del campo a la mesa, ni los costos nos lo permitirían. Esperemos que la ciencia ficción lo soluciones, pero mientras tanto tenemos que aceptar lo que hay.

Anuncios

Un comentario el “Los colorantes , aditivos malditos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s