Hablar de edulcorantes crea una controversia segura

Tratar el tema de los edulcorantes como el de otros tantos aditivos, es entrar en la polémica de su necesidad y de su problemática ante la salud.

Entre los años 60-70, cuando el país empezaba a aclarar sus ideas y comenzábamos a salir de la dictadura, ya era conocida la guerra de los azúcares y de los edulcorantes, el Plan Marshall Español que tiempo atrás trajo el Presidente Eisenhower, comenzaba a dar su fruto y aunque  eran desconocidos los productos light, término que debía  estar en el limbo de los inventores y aunque la Coca Cola no era todavía la bebida oficial ya el españolito de a pie comenzaba a tener su pequeño consumo.

En estos años una de las bebidas que más creció era la versión española del Seven Up, esta bebida tan singular se llamaba Gaseosa La Casera y digo versión según mi opinión ya que la bebida Seven Up era una bebida azucarada y cítrica, con sabor a lima-limón y agua carbonatada, su gemela en la versión española, se preparó con agua carbonatada, edulcorante sacarina, ácido cítrico y sabor de limón.

ImageImage

Tuvo varios aciertos que la llevaron a todos los hogares de nuestro país , primero un agua tratada adecuadamente y muy bien saturada de carbónico , segundo comenzó a usar la sacarina sódica que tenía un bouquet menos metálico que la sacarina pura y por último un fino sabor a limón que solo era percibido por los muy expertos en sabores, también hay que reseñar que en gran parte su éxito se debió a que mezclaba muy bien con los vinos tintos , que por aquellas épocas estaban a gran distancia de los conseguidos en la actualidad y agradecían las mezclas , sobretodo en Galicia en donde dada la acidez de los caldos gallegos se llegaron a censar sobre las 100 fábricas de gaseosas.

ImageImage

Como edulcorantes en la España cerrada de aquellos años, solo había dos sintéticos, la sacarina y la dulcina y esta última fue prohibida cuando se demostró su toxicidad hepática.

La Dulcina (p-etoxifenilurea) es un edulcorante sintético obtenido a partir de la urea, su poder edulcorante es el doble de la sacarina y triple que el aspartame, como bouquet era bastante aceptable mucho más que la sacarina y estable en medio ácido, solo tenía un problema y es que había que disolverlo en agua caliente, de lo contrario era poco soluble.

La sacarina, descubierta en 1879, sintetizada a partir del tolueno, durante años ha sido el edulcorante de más uso a escala mundial, continuamente ha estado expuesta a estudios que han intentado demostrar su posible vertiente cancerígena pero hasta el momento actual nadie ha podido justificarlo con claras evidencias, de ahí que su uso continúe.

ImageImage

La sacarina tiene un poder edulcorante que oscila entre 300-400 veces la sacarosa, químicamente es una Imida O-sulfobenzoica, en un principio se usó en estado puro, producía un sabor metálico en cuanto se subía la dosis y era algo insoluble, a veces para hacer un jarabe había que calentar un poco el agua, esto desapareció casi totalmente al fabricarse la versión sódica y de esta época viene su buena mezcla con los vinos tintos y la casera.

La dulcina se sustituyó por otro edulcorante, el ciclamato sódico, sal sódica del ácido ciclohexilsulfamico, su  poder edulcorante es de 30-40 veces el del azúcar, en un principio su molécula dio algunos problemas en las bebidas carbónicas ya fuera debido por los tratamientos de aguas o simplemente por una contaminación con gérmenes o levaduras.

Image

Lo que sucedía es que si se producía un medio acido nitrificante (formación de nitritos), esto rompían la molécula del ciclamato por el azufre y formaban un compuesto de azufre orgánico de mal olor, estos problemas se solucionaron tratando mejor la aguas y la higiene de las líneas y probablemente reforzando la molécula.

El ciclamato sódico es un edulcorante que en la actualidad está prohibido en algunos países y en otros limitados pero la tendencia general en los últimos años ha sido su sustitución por aspartame y acesulfame.

El aspartame, doscientas veces más dulce que la sacarosa, ha sido una alternativa al azúcar tanto en bebidas como en dulces, sin embargo como los anteriores tiene su talón de Aquiles, al descomponerse en fenilalanina, ácido aspártico y metanol.

Image

Su posible toxicidad es objeto en los EE.UU. de encendidas polémicas, sobre que puede producir convulsiones, estados de coma, tumores y ceguera y por ley es obligatorio el declarar en etiqueta que contiene fenilalanina.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), debía de realizar una revaluación completa del edulcorante en 2020, sin embargo ante la controversia, la Comisión Europea pidió a la EFSA que adelantase la revisión.

Después de distintas reuniones y presentados más de 200 trabajos, el panel de expertos llegó a la conclusión de que el aspartame es seguro en los niveles actuales de consumo.

La IDA (ingesta diaria admisible es de 40 mgr/kg. De peso corporal por día), una bebida típica contiene por lata una media de 180 mgr, de aspartame, lo cual indica que para una persona de 70 kg de peso, tendría que tomar 15 latas día para exceder la IDA.

El comité dice que en esas dosis, el aspartame no causa cáncer ni problemas durante el embarazo.

No todos los órganos científicos están de acuerdo con estas conclusiones y se creer que interesadamente se le ha dado más valor a unos estudios que a otros.

Según mi modesta opinión seguimos como siempre sin tomar decisiones definitorias y solo moviéndonos a los vientos que nos son más favorables.

Esperemos que entre los edulcorantes intensos de origen vegetal, tales como la Estevia, que parece ser una de las que presenta buenas maneras, la Taumatina, Miraculina, Monelina, Dihidrochalcona y otros más en estudio, aparezca el adecuado.

ImageImage

Está claro que de todos el que más resiste a través del tiempo , es la sacarina , pero también es cierto que todavía no se dio con el idóneo , hay quien se preguntará , ¿y qué necesidad tenemos?, si podemos endulzar con los azúcares naturales.

Mi opinión es que el edulcorante no calórico es necesario por motivos de salud (obesidad), enfermedad (diabetes) y economía (productos light).

Sigue siendo misión de las autoridades científicas y sanitarias dar con los caminos adecuados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s