Cómo crear un perfume o un cuento chino

La historia trata de cómo piensa y actúa un creador de perfumes y el relato es real como la vida misma, sucedió en Pekín.

China, Pekín, septiembre  1998, estoy paseando por la Ciudad Prohibida y su jardín imperial, me envuelve una fragancia amable, floral y delicada, que recuerda al té, al bulbo de las  freesias y a  albaricoque, rápidamente anoto en mi cuaderno y guardo en mi memoria, a sabiendas de que la primera impresión del olfato, siempre es intensa pero volátil y con el tiempo los demás  sentidos le añaden otros detalles desdibujando el mensaje final.

Image

Los jardines son visiones reducidas del mundo, el jardín imperial es un retazo visible, armonioso, oloroso y alegórico del mundo chino y no es por casualidad que los Osmanthus, unos arbustos de minúsculas flores blancas extiendan por doquier su fragancia a té[pg1] .

ImageImage

Cuando volví del viaje intente componer aquella anécdota olorosa basándome en mis apuntes para reproducir un fragmento del floreciente imperio

Naturalmente, hubiera podido utilizar, el método de Espacio de Cabeza,”Headspace”, para capturar con una jeringa un par de ppb (partes por billón) de esa fragancia. Sin embargo, aunque este método permite analizar la composición del olor de una flor, registrar las variaciones que experimenta con el ritmo diario y, sobre todo encontrar nuevas moléculas, sólo es una ilusión que se utiliza para copiar a la naturaleza.

El querer crear perfumes concretos, mediante este método analítico, nos conseguirá  notas a rosa o violeta u otras, verdaderas copias pero no composiciones y creaciones del ingenio.

Me pongo en mi taller de trabajo, con hedione, beta–ionona, gamma-decalactona y linalool, estos cuatro componentes bastan para dar una idea de la fragancia del osmanthus del jardín imperial. pero es un error pensar que la forma de un perfume se reduce a juntar unas pocas sustancias que integran su acorde.

En el perfume,  la construcción y la composición están íntimamente ligadas, la construcción consiste en el equilibrio de las masas y las intensidades que se encuentran en el acorde básico, mientras que la composición se expresa con la sintonía de las concordancias y los contrastes.

Image

Igual que en la pintura, la mezcla de amarillo y azul da lugar a un tercer color que es el verde, en la perfumería la unión de dos sustancias aromáticas da 1+1=3 un tercer perfume, por ejemplo la combinación de la beta-ionona con su olor a violeta y madera y la gamma-decalactona, con su olor frutal  a melocotón y albaricoque, recuerdan ya al osmanthus, mientras que el linalol y el hedione, aportan frescor, nota floral y  ligereza.

Aunque me dedique días y días a trabajar sobre las proporciones de los distintos componentes de la mezcla, en este punto de la composición he llegado solo a la Anécdota, o sea solo a conseguir el olor de una flor.

Si me concentro en la elaboración de una composición en la que se unifiquen las sustancias aromáticas y los acordes resultantes  de todas las combinaciones y al mismo tiempo busco un ritmo y una melodía, crearé un perfume.

Después de numerosas pruebas de materias primas, combinaciones de acordes y conjunción de asociaciones de ideas, que recojo y selecciono, la anécdota olorosa irá tomando forma, se convertirá en el poema de un recuerdo del jardín chino.

Daré preferencia al aspecto floral del osmanthus en detrimento del carácter frutal del albaricoque , que aportaría pesadez y una impresión demasiado empalagosa , recordando a la confitura, introduciré un acorde vegetal de hojas muertas , húmedas y desmenuzadas , acentuare esta poesía con un ligero toque de castóreo , añadiré amargor y frescor ácido con notas de naranja china verde.

Image

Finalmente efectuaré un último apunte, casi imperceptible, con el acorde de alhelí de l´Heure  Bleue de Guerlain, no sólo para sorprender, sino para alegrar la composición. De esta manera con esta pocos notas de un perfume conocido, prestaré el mismo sentimiento de alegría que experimentamos al oír las notas de una melodía que nos resulta familiar.

Por último me dedicaré al volumen, la difusión y el aura del perfume, ya que su impresión es más importante que su duración

Este perfume se clasificará  dentro de una familia perfumística.

La composición de un perfume, es la escritura de un estilo que da señas de identidad del perfumista.

Este cuento está extractado de las experiencias de un perfumista y mi intención en el relato es sin perder el fondo, intentar dar un perfil de una maravillosa profesión, si lo consigo y no os aburrís me daré por satisfecho.


 [pg1]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s