Colores fosilizados

Todos sabemos que los fósiles son las fotografías que la humanidad nos va dejando de su historia, con la sola diferencia de que la foto la podemos tener en colores y hasta hace poco tiempo el fósil solo nos daba su imagen en blanco y negro

Image

Uno de los intentos de los paleontólogos es conseguir tener información de los pigmentos que poseen algunos fósiles y para ello se apoyan en la química.

Hasta ahora era difícil conseguir estudiar este fenómeno ya que generalmente los fósiles suelen dar notas oscuras y monocromáticas.

Las cosas empezaron a cambiar al descubrirse la melanina, ya que curiosamente en parte perdura en la fosilización.

Image

La melanina pigmento que existe en la mayoría de seres vivos se sintetiza a partir del aminoácido tirosina, aminoácido no esencial en los mamíferos que se produce a partir de la hidroxilación de la fenilalanina.

La forma más común de melanina es la Eumelanina, polímero de color negro marrón.

Image

La melanina se produce en el extracto más profundo de la epidermis, es un fotoprotector que absorbe las radiaciones ultravioletas y transforma la energía solar en calor.

En los humanos se encuentra en la piel, el pelo, la retina, la médula espinal etc…, los seres que carecen de melanina o tienen muy poca, se conocen como Albinos.

Image

Existen distintos tipos de melanina según su estructura molecular, tales como la Feomelanina rica en azufre que le da una coloración rosa o roja abundante en humanos de piel clara, la Eumelanina polímero nitrogenado derivado de la tirosina que aparece de color marrón oscuro abundante en humanos de piel oscura, la Neuromelanina  pigmento oscuro presente en las neuronas, existen otras como la Dopamelanina, etc….

La melanina se almacena en vesículas microscópicas llamadas Melanosomas, en la piel y en las plumas se puede observar fácilmente usando un microscopio electrónico de barrido.

ImageImage

Esto fue descubierto por Jakob Vinther en 2008, actualmente trabajando en la Universidad de Bristol, con fósiles de calamar, observó que las bolsas de tinta de los fósiles eran similares a las de los calamares actuales.

Pensó que si esto sucedía en el calamar, podía buscar en otros melanosomas fósiles de tejidos blandos y las plumas eran ideales para este estudio.

Diferentes melanosomas, tienen morfología muy diferente, así una en forma de salchicha suele tener eumelanina, las formas esféricas contienen feomelanina, estos datos estudiados estadísticamente en distintas experiencias nos permiten medir con cierto rigor el posible color de un ave o un dinosaurio con plumas.

Los trabajos de Vinther han permitido a un grupo de Mike Benton de la Universidad de Bristol  (U.K.) que trabaja en fósiles del Cretácico en el noreste de China, identificar eumelosomas y feomelanosomas en una serie de muestras, incluyendo el dinosauro emplumado Sinosauropteryx.

Image

Los fósiles de este dinosaurio revelan que a lo largo de su cola se alternaban franjas de plumas claras y oscuras, el equipo encontró que las plumas de las zonas más oscuras tenían numerosos feomelanomas, lo que indica que fueron de color rojizo-anaranjado.

Vinther consiguió el color de uno de los más antiguos dinosaurios emplumados el Anchiornis huxleyi con un cuerpo de color blanco y negro y una cresta de plumas rojas

Image

Este tipo de análisis requiere el uso de una muestra, por lo que hace imposible la investigación sobre valiosos ejemplares, por otro lado al ser una identificación visual de los melanosomas y una extrapolación la técnica  no es totalmente exacta, de aquí que otros equipos busquen nuevos caminos.

Phillip Manning de la Universidad de Manchester, utiliza otra técnica para la búsqueda de la melanina en las plumas fósiles, su método de análisis no daña la muestra, utiliza rayos X de alta intensidad y genera un mapa de trazos elementales.

El equipo primero escaneó los tejidos de las aves actuales e identificó las distintas trazas de metales, después de un intenso trabajo clasificó  al cobre como un biomarcador potencial para la eumelanina.

Sin embargo para las otras tonalidades todavía no se han encontrado los biomarcadores adecuados.

Manning es optimista con la rapidez de los trabajos de investigación y los distintos equipos comparten el punto de vista de que lo que hace 10 años parecía imposible hoy permite reconstruir el color de bastantes fósiles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s