Hasta los gigantes se tambalean ante el poder de la comunicación

 

 

Que la comunicación es poder en la época en que vivimos, que la aparición de la globalización le ha dado unas dimensiones extraordinarias, transformándola en el arma más poderosa que seguramente existe en el mundo de las relaciones industriales, es un hecho indiscutible.

Como todos sabemos el camino más rápido para que una marca traslade su mensaje a un público concreto con la intención de provocar una respuesta o generar una actitud, es el de la comunicación.

Image

El poder de la comunicación es tan fuerte que no solo puede beneficiar, sino también perjudicar, cuando se usa es evidente que no es con una pura intención aséptica de transmisión de información, sino que se trata de acciones de mutua influencia entre seres humanos de las que derivan cambios político-económicos, sociales etc., que no es neutral, lo demuestra la capacidad de modificar la percepción de la opinión pública.

Esto lo saben las multinacionales y le tienen más respeto a la noticia, les preocupa más la opinión de los consumidores, que cualquier norma que emane de los Estados.

El enemigo público de cualquier gran empresa, su verdadero talón de Aquiles, es que su nombre se ponga en entredicho por cualquier noticia sea bulo o no que se haya lanzado al espacio y el rumor del viento la pueda transmitir, os aseguro que el efecto es mayor que el de una bomba atómica.

Image

Una noticia que está en boca de la prensa, es que por fin Coca Cola y Pepsi, se han decidido a acatar las Leyes de California y en un principio en este estado, van a cambiar el colorante de caramelo para no tener que poner en sus etiquetas una advertencia contra el riesgo de cáncer

La noticia no deja de ser curiosa, ya que puede que sea la primera vez que un lobbies de multinacionales, de por si tan poderosas como el estado más poderoso de la Tierra, cuando científicamente según ellos pueden demostrar la inocuidad del ingrediente, son abatidos no por un grupo de políticos locales, sino por una ola de presión a escala mundial, que comienza a dudar de ellos.

Image

Lo cierto es que unas veces por el exceso en el consumo de azúcar y otras por el aditivo de turno, la Coca Cola va disminuyendo ventas desde el año 2001 y como ante una acción siempre se responde con una reacción, la compañía prevé relanzar una espléndida campaña publicitaria con el patrocinio de la Copa Mundial de Fútbol Brasil 2014

Según la FDA americana , no existe riesgo para los consumidores ya que para alcanzar las dosis de colorante suministradas a los roedores con los que se hizo el experimento que dio positivo en cáncer , una persona tendría que beber más de 1000 latas diarias de refresco ,según la American Beverage  Association ,”esto no es más que la táctica del miedo”.

Coca Cola respeta la normativa y cambia la receta para California y poco a poco la sustituirá en los demás estados, el componente a eliminar es el 4-metilimidazol (4-MEI).

Los gigantes empiezan a sentirse vulnerables ante una realidad, la de que en los Estados Unidos, su feudo, se produce una caída progresiva en los últimos años de unos 60 millones de cajas de refresco anual y gran parte de esto se debe al poder de la comunicación.

En contra de lo que se puede pensar el 4-Metilimidazol (4-MEI), no es un aditivo, sino una sustancia que se puede producir durante la cocción de los alimentos, cuando al cocinar, tostamos, asamos, etc.

Image

El colorante caramelo al que se refiere el post, se obtiene por la caramelización o tratamiento térmico de carbohidratos generalmente en presencia de ácidos, álcalis o sales.

Los carbohidratos utilizados suelen ser, fructosa, glucosa, sacarosa, azúcar invertido, jarabe de malta, melazas etc., los ácidos, sulfúrico, sulfuroso, fosfórico, acético, cítrico.

Los álcalis son hidróxidos de amonio, sodio, potasio y calcio, en cuanto a las sales, carbonatos, y  bicarbonatos, fosfatos, sulfatos y bisulfitos de amonio, sodio y potasio

A nivel internacional se reconocen cuatro tipos de color caramelo, dependiendo de los reactivos utilizados:

E-150a Caramelo natural- Clase I

E-150b Caramelo de sulfito cáustico- Clase II

E-150c Caramelo amónico-Clase III

E-150d Caramelo de sulfito amónico-Clase IV

De estas cuatro clases las (III y IV) contienen compuestos de amonio que producen durante el proceso de fabricación pequeñas cantidades de 2-metilimidazol o 4-metilimidazol, el caramelo de Clase IV, es el que se usa en las bebidas refrescantes, por dos razones básicas, estabilidad en medios ácidos e intensidad de color, también se suele usar en le repostería y los dulces.

La clase III, se utiliza en la elaboración de las salsas de soja y la cerveza, también se suele usar en confitería.

Estamos en un momento en el que la comunicación ayuda a que el consumidor este para lo positivo y lo negativo cada vez más preparado y no es fácil de convencer con literatura barata, de aquí que probablemente si llegado el momento hay que tomar una Coca o Pepsi sin color, o simplemente con una nube de caramelo natural, se tendrá que hacer o la imaginación de la empresa tendrá que innovar.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s