Historia del color y su relación con la química

 

 

Cuando la naturaleza decidió crear las especies, debió de pensar que tendría que darles medios que le ayudaran a su evolución, pienso que ese sería uno de los motivos por los que a los humanos los dotó de elementos como la nariz, los ojos, los oídos y la boca.

Los que nos hemos dedicado de alguna manera al mundo de la alimentación sabemos de lo importante que es el olor y el sabor y que ambos no serían nada sin el color.

Técnicamente el color es una percepción visual que se genera en el cerebro al interpretar la señales nerviosas que le envían de la retina del ojo mediante longitudes de onda que captan de la parte visible de  espectro electromagnético , dentro de él se constituyen todos los niveles de longitud de onda que la luz puede tener.

frecuencia

El espectro visible, comprende longitudes de onda entre los 380 nm hasta los 780 nm, la luz de cada una de estas longitudes de onda es percibida en el cerebro humano como un color diferente.

Se conoce como Síntesis aditiva el fenómeno por el que se puede obtener un color de luz determinado por la suma de otros colores, cuando se descubrió que la suma de los colores del espectro visible formaban la luz blanca, Thomas Young, realizó un experimento con linternas con los seis colores del espectro visible, proyectando sus focos y superponiéndolos comprobó que con solo tres colores rojo verde y azul  conseguía los seis colores y la luz blanca.

colores[1]

Que entre el color y las distintas respuestas que el cuerpo humano tiene ante él, existen  relaciones directas, no nos cabe la menor duda, desde las que se relacionan con la apetencia o no por un alimento, hasta las que consiguen que un determinado color nos produzca placer o malestar, nos alegre o nos entristezca.

Nuestra evolución ha usado vehículos para ir enriqueciendo nuestros conocimientos y uno de ellos, ha sido el arte a través de las distintas épocas.

Uno de los pilares del arte está en el color, pronto los artistas se dieron cuenta que con los primarios seis colores, se quedaban cortos para poder conseguir las tonalidades que su imaginación les pedía y debieron de pensar que probablemente los alquimistas les podían echar una mano.

Unas veces apoyándose en los pocos conocimientos que existían en los primeros siglos y otras veces por pura casualidad de errores químicos, se fue dando con una serie de tonalidades que han dado lugar a una historia química del color aplicado sobre el arte.

La paleta del artista siempre confió en las habilidades de los alquimistas para transformar materiales, la invención de nuevos colores siempre fue impulsada por la demanda social en su búsqueda de nuevas sustancias como sucedió con el vidrio, el jabón, los metales, los plásticos, etc….

Los nuevos colores no solo han hecho el arte más fácil, más barato y más bonito, sino que a veces han dado lugar a profundos cambios en el estilo, el significado y la cultura.

No solo el arte se ha beneficiado de la química, sino que esta debe gran parte del nacimiento  de la industria química moderna a la  búsqueda del color.

Algunos de los primeros trabajos químicos se hicieron por amor al arte, en el paleolítico usaban el fuego para modificar el aspecto de algunos de los pigmentos minerales que se unían con las grasas de origen animal para crear imágenes como las de las cuevas de Altamira.

AltamiraBison

Los egipcios fabricaban un pigmento llamado azul egipcio, formado por un silicato de calcio y cobre (Ca Cu Si 4 O 10), para el que usaban como fuente de cobre, el bronce de estaño, como fuente de sílice el cuarzo y como fuente de calcio, la arena del desierto.

Si hay un color que marca época es el ROJO BERMELLÓN, la forma mineral del sulfuro de mercurio, se cree que fue descubierto por alquimistas de la antigua China.

EQA00155-ACRILICOS-DECORATIVOS

La primera mención en Occidente aparece en un manuscrito del siglo VIII, por un monje benedictino llamado Teófilo, describe lo que más se acerca a una síntesis de laboratorio, dice.-“Selle el azufre y el mercurio en una olla, entiérrela en las brasas, oirá  un ruido de estrellarse, como el mercurio se une con el azufre ardiente, saque el sólido oscuro y se muele y tiene un maravilloso color rojo”.

Este vínculo entre la química y el arte no duró mucho, se convirtieron en disciplinas distintas, esto no significa que el enlace se rompió del todo, por el contrario a finales del siglo XVIII cuando Lavoisier reformuló la teoría química, se incrementó el color con un arco iris de notas más brillantes de lo que jamás se había soñado.

La revolución industrial que supuso el teñido de las telas, dio lugar a un nuevo sector y los pigmentos nuevos fueron muy codiciados en el mercado, los gobiernos pusieron a trabajar a sus industrias químicas en la consecución de nuevo productos.

Mientras tanto los artistas dejaron de gastar el Blanco de plomo (Carbonato básico de plomo) al descubrirse que es venenoso y fue sustituido por el Blanco de Zinc (óxido de zinc).

A principios del siglo XIX, Friedrich Stromeyer investigó sobre un subproducto amarillo que había en las fundiciones, encontró  que contenía un nuevo elemento químico el cadmio, pronto se descubrió que el sulfuro de cadmio sintético ofrece magníficos amarillos y naranjas

Un detalle a tener en cuenta, es que al separarse el vínculo entre artistas y química, desapareció  el control de estos sobre los colores y aunque fueran más intensos, los artistas no tenían idea de la vida media de la tonalidad que usaban, las pinturas salían de los laboratorios ya mezcladas con aceites en tubos para su uso directo.

Esto tuvo como consecuencia la aparición de un nuevo tipo de profesional, el Colourman, que era la persona puente entre los científicos y los artistas, teniendo conocimientos de  química y pintura a la vez y haciéndose el responsable moral de las nuevas modas.

Uno de estos varones en Inglaterra fue el Colourman George Field ,gracias a sus consejos se produjo una revolución contra los pigmentos clásicos que se sustituyeron por colores fuertes, aunque esto fue superado por la corriente que apareció en Francia, había nacido el IMPRESIONISMO ,se abandonaron los acabados suaves y los contornos nítidos y aparecieron las yuxtaposiciones atrevidas de los nuevos pigmentos brillantes sin mezclar, en tonos complementarios unos al lado de otros para mejorar el brillo de cada uno , así para Monet las sombras eran de color purpura ,la nieve era azul y rosa blanco.

oleo

Matisse intensificó la intensidad del color, Vicent van Gogh utilizó colores estridentes para significar su pasión y angustia interna.

Por otro lado la química dejó al pintor que siguiera su camino ,le dio un servicio ,pero se fue hacia el mundo de lo industrial ,desde que Perkin descubriera el primer colorante artificial derivado de la anilina ,se abrió un campo de aplicación que desarrollo una gama de empresas.

En Suiza Alexander Ciba y Johann Geigy lograron sintetizar la anilina más barata a partir del benceno, Sandoz descubrió el azul de alizarina y Bayer se hizo millonario vendiendo anilinas fucsias, azules y violetas.

Lo que nos queda como resumen, es que el descubrimiento casual de Perkin permitió crear un mundo industrial nuevo y nombres como Ciba, Geigy, Sandoz, Bayer etc…, viven con nosotros, revisemos nuestro botiquín o nuestra casa y nos los encontramos por todas partes.

¿Qué diría el pintor de Altamira ante el giro tan enorme que sufrieron sus enseñanzas?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s