El poder de una opinión y de su contrapuesta

398055_292958207474406_245336761_n

Aunque os parezca un sinsentido el título del post, os diré que he puesto este, porque pretendo expresar unas ideas y sinceramente no sé cómo titularlas.

Continuamente nos están dando lecciones de conducta, moral, normas sociales, políticas, científicas, médicas y un sinfín de otros campos, nos han enseñado a querer lo ajeno, a mentir a perderle el respeto al qué dirán, las instituciones están valoradas a ras de tierra y creo que nos quedan muy poquitas cosas en las que creer.

No sé si esto se debe a que hemos abarcado mucho, tanto en el deseo de poseer como en el de saber y de una manera inconsciente nos atrevemos a hablar de todo, lo divino y lo humano, sabemos de medicina, alimentación, nutrición, política, economía y hemos creado verdaderos gurús de la opinión, que normalmente hablan en ex cátedra  y sus palabras son profecías mesiánicas.

Todo esto nos lleva a que exista una cierta depresión en el mundo de las ideas que en su día nos inculcaron y que dudemos de todo.

Como consecuencia de esta situación, en la actualidad no solo se desconfía de lo falso, sino también de lo verdadero, sin que existan criterios que identifiquen ambas posiciones.

En la parte que me toca, el mundo de la ciencia visto desde la técnica, probablemente lo único que conozco un poco ya que todas las demás actividades, económicas, políticas, sociales, etc., me aburren y me desorientan, necesito creer en unas verdades básicas, ya que de lo contrario esto también se desmoronaría.

Un caso lo tenemos en el Estamento que representa la Autoridad Sanitaria Mundial, fijaos bien que no hablo de los componentes, sino de la esencia y finalidad de la Institución.

Necesito creer que muchísimas de las normas sanitarias en curso, con sus imperfecciones, son correctas y probablemente mejorables, con la circunstancia de que muchas no lo son y deben anularse, pero no quiero perder la idea de que en esencia existe verdad.

Hace unos días leí un artículo sobre el pánico que en la opinión de los consumidores, suscita el nombre del edulcorante Aspartame, si hacemos un barrido en internet, lo encontramos dentro de los diez nombres que suelen producir mayor xenofobia, con frase como esta:

“EL aspartame, es la sustancia más peligrosa en el mercado”,” cinco razones por las que el aspartame es malo”, “toda la verdad sobre el envenenamiento por aspartame”, y así una con otra…….

Sin embargo las autoridades sanitarias defienden su inocuidad, con ciertas condiciones y más de 200 millones de  personas lo consumen sin problemas de efectos secundarios.

Mi pregunta es, ¿entonces a que viene tanto alboroto?

Químicamente el aspartame es una proteína que contiene dos aminoácidos, fenilalanina y ácido aspártico, es unas 150-200 veces más dulce que la sacarosa.

La leyenda negra se desarrolló en el año 1980, cuando la Food and Drug Administration negó su aprobación después de un estudio en ratas, donde aparecieron posibles vínculos con tumores cerebrales. Un año más tarde, esta decisión fue revocada tras una nueva investigación que encontró fallos en el trabajo anterior.

Posteriores trabajos demostraron que el producto era inocuo, pero la leyenda negra ya había caído como una losa sobre él y hasta hoy.

Los productos que contienen aspartame están obligados a declarar en su etiqueta, la existencia de una fuente de fenilalanina ya que no se recomienda su consumo en pacientes fenilcetonúricos.

Podíamos hablar y hablaremos de otros productos y su situación ante la ley, pero ese no es el motivo de mi pequeña exposición, sino el de convencerme yo el primero, de la necesidad de que aunque todo huela mal, tenemos la obligación de creer en algo, pues de lo contrario terminaremos en una anarquía mental.

Si seguís un poco la historia de la humanidad, os daréis cuenta que los únicos beneficiados de las crisis son los mediocres, espero que esto solo sea la antesala de un nuevo periodo de renacimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s