¡Y vino del espacio!

serrat-sabina

 

 

Hoy me siento más que terrícola, un poquito más, como si fuera un miembro del universo, puede que se deba a que llevo una tarde atiborrada de Serrat y Sabina y os aseguro que para mí estos tienen un punto de galácticos que transmiten en cuanto suben al escenario.

Al margen que entre un marciano y Sabina, me quedo con el hermano del nano, lo de pensar que estamos solos en este patio de vecinos, lo llevamos muy mal yo diría que casi fatal, la soledad que empezamos a sentir los mayores como consecuencia de nuestros achaques es insignificante con la que produce el pensamiento de que podamos estar solos en este inmenso rancho que según los sabios no se le ve ni el principio ni el fin.

De que nos extrañamos a que exista todo tipo de literatura fantástica, sobre de dónde venimos y a donde vamos y que cualquier noticia sobre el espacio exterior mueva miles de opiniones y que existan millones de seguidores entre los de la literatura seria y los de la fantástica.

Esta última semana no hay tirada de carácter nacional o internacional, que no haya tratado el tema de la Daga aparecida en la tumba de Tutankamón.

tutankamon-usaba-punal-extrate-jpg_604x0

Según Daniela Comelli de la Universidad Politécnica de Milán, el análisis de dicha daga da una composición de hierro con una alta cantidad de níquel y cobalto, se da la circunstancia de que la carpintería metálica del hierro era prácticamente desconocida en el antiguo Egipto, pues estaban en la última etapa de la edad del Bronce.

Los científicos observaron que los niveles de níquel-cobalto eran muy similares a los que suelen contener los meteoritos de hierro que desde tiempos inmemoriales caen en nuestro planeta, de donde sacaron la conclusión que fue un obsequio que algún orfebre hizo al Faraón

Para encontrar la fuente del material en la Tierra, se estudiaron los meteoritos conocidos en un radio de 2000 kilómetros alrededor del Mar Rojo, hallándose muestras similares cerca de la ciudad portuaria de Mersa Matruh.

Cuando el arqueólogo Howard Carter, descubrió la tumba en 1922, encontró cientos de piezas de diversos materiales, entre ellos dos dagas dentro de la envoltura del faraón, una de las cuales era la comentada.

El grupo de científicos italianos, trabajaron con rigor y en ningún momento fantasearon con los posibles orígenes extraterrestres de los faraones, sino que se impuso la lógica.

En el fondo  estamos deseando la menor posibilidad de que se demuestre la existencia de alguien más y que dejemos de ser hijos únicos.

De aquí que cualquier noticia la miramos con lupa, los que queremos ser un poco incrédulos, pues ya se encargan los exaltados de crear las aventuras necesarias detalladas al máximo.

Mientras no tenga noticias de mayor rigor, pues las que nos llegan diariamente de las próximas elecciones son las únicas que nos demuestran que los extraterrestres los tenemos en casa, viendo a ver que milonga nos cuentan para sacarnos el pringue y seguir viviendo como rajás a costa de nuestros galácticos sueños.

Mientras esto siga a este nivel, prefiero seguir embriagando mis cansadas neuronas con los nanos, que tanto monta, monta tanto, Serrat como Sabina

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s