A la libertad por la imaginación

 

Después de ver el lamentable espectáculo que dan los llamados “Padres de la Patria “en ese Sancta Sanctórum que en teoría quiere ser la casa común de todos los españoles, afilando las navajas unos y otros para ver quién se queda el botín, me alegro de no haber oído los cantos de sirena que hace años llegaban a mí, no porque fuera un personaje valido, sino porque reunía todas las condiciones, joven universitario, hijo de republicano, etc…
Doy cada día gracias a los “hados”, que supieron dirigirme hacia otros lares y despertaron en mi seguramente esa parte del cerebro que busca mundos nuevos que explorar con curiosidad e imaginación.

13 PACTO HISTORICO
Sin darme casi cuenta me encontré con la química, la alimentación, los aromas y sus mundos de aplicación, que en un primer momento me engancharon y por ser totalmente novato, me produjeron la sensación de haber caído en un pozo sin salida.
Pasados unos años cuando mi cerebro comenzó a procesar y a entender que hay una ley natural que termina ligando A con B y que las materias primas naturales y sintéticas, los procesos de síntesis y cualquier reacción exotérmica o redox, etc… que se producen, no son y están porque si, sino con una finalidad.
Cuando empecé a estudiar y practicar con las moléculas, sus estructuras, los infinitos campos de aplicación de estas y las cientos de probabilidades de síntesis y mezcla que existen entre ellas tanto de forma natural como sintética, dando origen a la aparición de nuevas moléculas o simples mezclas, con nuevas propiedades y aplicaciones.
Comencé a creer en eso de poder llegar a nuestra propia libertad tan solo usando lo infinito de la imaginación, una prueba práctica y real la tenemos en los perfumistas.
Reconozco humildemente que siempre envidié la especialidad de perfumista, hubo un momento que lo intenté, pero pronto me di cuenta de que para parir un perfume se necesitaba algo más que el conocimiento de los productos, se necesitaba sensibilidad, cualidades olfativas y sobre todo imaginación, en resumen, ser un artista y tener tablas.
Aunque nunca llegué al nivel anterior, conforme fui conociendo esas moléculas que por sus características son multiuso, nació en mi la curiosidad por conocer la facultad que poseen de poder estar en distintos campos de aplicación, con funciones y resultados distintos.
Por ejemplo, Raspberry Ketona químicamente la 4-(4-Hydroxyphenyl)-2-butanone, encontrada en las frambuesas y otras frutas rojas de olor dulce, balsámico y afrutado.
Tanto en la forma natural como en la sintética, se usa en las composiciones aromáticas de fresa, frambuesa, piña, pera, melocotón ………. Y en perfumería en notas como el jazmín, las gardenias, los nardos……
Y como simple componente en ppm en muchas composiciones aromáticas.

como-adelgazar-con-la-frambuesa
Y cuando para mí es un producto encasillado ampliamente de A a B, resulta que en un programa de televisión en febrero del 2012 producido en los EE, UU, presentado por el Doctor Mehmet Oz se habla de la Frambuesa Cetona como una sustancia milagrosa que es capaz de quemar la grasa, según decían actuando sobre la hormona adiponectina y consiguiendo bajar el peso.
La adiponectina puede aumentar la velocidad a la que el cuerpo quema la grasa y reducir el apetito. Todo esto en pruebas realizadas sobre ratones en el laboratorio.
Como os podéis imaginar, enseguida aparecen los listos, que se apuntan a todo, según dicen la composición del Doctor Oz (seguramente pariente del mago famoso) lleva:
Un combinado de Cetona de frambuesa, mango africano, acai fruto, té verde extracto, reveratrol, cafeína, vinagre de sidra de manzana, toronja………etc.


En el año 2005, los investigadores japoneses se interesaron en la cetona frambuesa por ser un producto natural con una estructura similar a la capsaicina (de los chiles picantes) y también a la Sinefrina (existe en las naranjas), ambos compuestos alteran el metabolismo de los lípidos disminuyen el tejido adiposo en ratones de laboratorio,
Realizaron ensayos con la adición del 1% de cetona sobre la dieta que están tomando los ratones.
Hasta aquí todo bien, pasemos a ver qué sucede, si lo toman los humanos.
Una persona puede comer alrededor de 2 kilos de alimentos por día, esto nos dice que debe tomar 20 gramos de cetona por día.
Si consideramos que la frambuesa contiene entre 1-4 miligramos de cetona por kilo, se tendría que comer en el mejor de los casos 5000 kilos de frambuesas diarias.
En el caso de que tomara capsulas comerciales en polvo, las píldoras contienen entre 200-500 miligramos de cetona.
Serian necesaria que esa persona en el mejor de los casos tomara 40 píldoras diarias.
Píldoras que suelen llevar cafeína alrededor de 60 miligramos por unidad.
Juzgar vosotros mismos.
Todo lo comentado, no deja de ser anecdótico y nos confirma que no existen hoy por hoy dietas milagro.
Quiero volver a hablaros de lo maravilloso de los elementos químicos, que lo mismo te producen la satisfacción de tomarte un buen helado de frutas rojas, que te perfuman una habitación con una nota a jazmín.
El químico formulista, tiene ante sí un campo inmenso de probabilidades para ofrecer a la humanidad soluciones que les den mayor calidad de vida, tan inmenso como capacidad imaginativa le proporcionen sus centros motores generadores de dopamina.
A pesar de que ya no soy un chaval, sigo pensando que la imaginación es fuente de juventud y libertad, conforme pasan los años se van perdiendo estos dones y solo nos quedan los residuos de la experiencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s