“Son penalizables todas las alergias”

En el post anterior indicamos que en un ente cerrado como es el planeta Tierra en donde todo lo que se produce y no se consume es obligatorio reciclarlo en un 100%, por lógica se tienen que dar para un mismo tema diversidad de situaciones y soluciones.

La madre naturaleza nos concedió a cada una de las especies en evolución, una serie de propiedades buenas y malas, de alguna manera controladas, dejó que se fueran adaptándose según sus necesidades.

Uno de los problemas que nos encontramos en los productos alimentarios, siguen siendo las alergias, como en general todos conocéis, existen diversos tipos:

  • Los alérgenos de origen animal: Leche de vaca, huevos, pescado crustáceos y moluscos.
  • Los alérgenos de origen vegetal: Legumbres, cereales, gluten, frutas y hortalizas, frutos secos, sésamo, mostaza
  • Los alérgenos aportados por alimentos: Anisakis, ácaros, …
  • Los alérgenos de alimentos modificados genéticamente.
  • Las patologías producidas por ciertas sustancias, tales como, Tartracina y otros colores, los sulfito y glutamatos
  • Alergias alimentarias no mediadas por IgE, enterocolitis y enteropatías por alimentos, enfermedad celíaca, gastroenteropatias eosinofilicas.
  • Casos dudosos, caso cólico del lactante etc.…

La inmunoglobulina E (IgE) es un anticuerpo existente solamente en mamíferos, está implicada en la alergia con reacciones hipersensibles y en la respuesta inmune a ciertos patógenos sobre todo a los parásitos.

Es de dominio público que desde que se comenzó a tomar en serio el tema del etiquetado y la educación alimentaria se ha incrementado, la disminución de los problemas alérgicos ha sido notoria, pero eso no es óbice para que nos durmamos en los laureles, ya que por unas causas u otras el riesgo sigue siendo alto.

Las causas pueden ser muy variadas, desde las causadas con conocimiento de que se está produciendo un fraude, caso de los frutos secos que se cotizan en el mercado, como el de las almendras, cuando son reemplazados por cacahuetes para abaratar el coste final.

O vienen motivadas por una mala producción ya sea como en el caso de la contaminación cruzada en la recolección, transporte, almacenamiento o procesamiento

Las alergias alimentarias siguen afectando a un 10% de niños, las reacciones pueden ir desde una leve congestión nasal a reacciones severas en la piel, inflamación de la garganta, vómitos y diarreas., por suerte muy raramente estas reacciones resultan fatales.

Según la Organización Mundial de la Salud, la cantidad estimada de personas con asma y otra alergia oscila en los 235 millones en el mundo y las dos enfermedades respiratorias crónicas que están a la cabeza son La Rinitis alérgica y la Sinusitis.

Aunque quien olvida la historia  se expone a repetirla y a veces es bueno recordarla ,a las generaciones actuales puede que lo del Síndrome del aceite de colza ni les suene, pero probablemente fue uno de los casos de adulteración de aceite vegetal más trágicos que se produjo en nuestro país el último siglo, causo bastantes muertes directas y afecto en la salud de miles de personas ,como anécdota os diré que  me cogió el tema haciendo pruebas en Madrid en una empresa del sector alimentario y cuando empezaron a nombrar los primeros muertos y el  ministro de sanidad Sancho Rof ( antiguo catedrático de física en mi facultad) dijo en televisión que el” síndrome es menos grave que la gripe, lo causa un bichito del que conocemos el nombre y el primer apellido, nos falta el segundo y es tan pequeño que si se cae de la mesa se mata”.

Os podéis imaginar lo que aquello supuso de alarma social y Madrid en aquellos días parecía una ciudad sitiada, unos que, si era el agua, otros que, si se trasmitía por el aire y los más agoreros, que, si eran los americanos con sus bombas, cualquier cosa menos imaginar que todo estaba en la adulteración del aceite y por lo tanto se seguía consumiendo, el ministro de sanidad cesó en el cargo. El director, de la fábrica pensó cerrarla unos días y yo perdería el trabajo de la semana, después de diversas opiniones se siguió trabajando y yo el sábado Salí por piernas de Madrid.

Uno de los principales problemas con el que se encuentran las autoridades sanitarias es el de definir lo que se conoce como “umbral de estimulación”, es decir la concentración más baja que es capaz de producir una respuesta alérgica.

Se están realizando múltiples trabajos sobre proteínas alergénicas en alimentos hipo alergénicos y otros marcadores relevantes que puedan apoyar las decisiones de cuál es el umbral.

Todo esto no será posible si no luchan por la creación de un programa internacional coordinado para ampliar el alcance de la bioinformática genómica y proteínica de los géneros que contiene los alérgenos principales y los calibradores adecuados para su análisis.

Y junto a esto debe de existir el apoyo de las organizaciones empresariales y de los Institutos nacionales de medición.

La dificultad de poder detectar y medir los alérgenos en los alimentos en la actualidad, como se demostró en el año 2015 cuando aparecieron fraudes como el de la almendra, el comino o el pimentón en donde ni técnicas tan novedosas como la ELISA (Ensayos de inmunoabsorcion ligados a enzimas) dieron los resultados apetecidos debido a una serie de reacciones cruzadas que se produjeron entre las distintas especies de la Prunus, género que contiene almendras.

ELISA_types

 

Se conoce como Prunus al género de árboles y arbustos, que incluye las ciruelas, las cerezas, melocotones, nectarinas, albaricoques y almendras.

Lógicamente con la posibilidad de reacciones cruzadas que se pueden producir ante esta variedad de frutos, si no existen unas técnicas muy definidas, los errores en positivo o en negativo pueden ser muchos.

La falsificación de alimentos es algo generalizado en todo el mundo, recordemos el caso del Canadá en la contaminación del comino con cascara de cacahuetes con el grave riesgo que supone para los alérgicos al maní, y últimamente se denunciaron casos de adulteración en los EE.UU. Por mezclar queso parmesano por celulosa.

Recordemos el escándalo de la carne de vaca en Inglaterra, que en realidad era de caballo y de burro.

Casi un 40% de los alimentos se desperdician a escala mundial, en los países en desarrollo por los malos métodos de transporte y almacenamiento y en los Udesarrollados por falta de educación alimentaria, así algo tan simple como una fecha de caducidad no tiene nada que ver con la seguridad del alimento, solo con la calidad de ese producto en general solo en el caso de los perecederos como la carne nos avisa de que no se deben consumir.

Cuando un producto nos llega en mal estado, de alguna manera nos está indicando que toda la cadena de controles de producción y venta a fallado, por lo que la alerta e intervención de los Organismos sanitarios debe decomisar por partida corrupta y ordenar el aviso a los posibles consumidores afectados.

Saco de este post dos conclusiones, mayor presupuesto en investigación y exhaustivo control,

Elevación al máximo en las penas contra el fraude.

La especie humana como todas las demás, desarrolló una serie de propiedades que la hacen imprescindible en ciertos procesos,

Una de estas propiedades es la sensibilidad olfativa a huevos podridos, somos sensibilísimos al olor a los tioles, de todas las épocas es conocido es problema, pero fue E. Fischer el primero que estudio este fenómeno,

Los seres humanos son tan sensibles a los tioles que se utilizan como propiedad olfativa de alerta. Así la 2-metil-2porpanetiol se añade al gas natural para que se puedan detectar las fugas más pequeñas.

La primera hipótesis de que los tíoles se unen químicamente a un receptor nasal que contiene un metal de transición como el cobre en el sitio activo se realizó en 1977.

Los investigadores descubrieron que este receptor, solo es sensible hasta tioles con 5 carbonos

La sensibilidad tiol es clave para la superficie de los mamíferos, ya que indica atmosfera con falta de oxígeno, alimento rancio etc.

El moco nasal contiene iones metálicos divalentes, pero hasta en estos momentos no se les considero. Se sigue trabajando en este campo con nanopartículas de plata.

El estudio de los productos alergólogos y su campo de aplicación es imprescindible tomárselo como de primera necesidad ya que por desgracia estamos obligados a alimentarnos de prefabricados por el ritmo que estamos adquiriendo de vida.

Sigo pensando que la naturaleza nos arbitra y saca los penaltis cuando le son necesarios.

Me queda la duda de si legalmente todas las alergias son asimilables a considerarse delito, o solo las que produce el humano con conciencia de lo que hace se deben de castigar.

Lo que sí parece estar claro es que cuando se concede una propiedad a un ente para que las comparta con otros, la norma es general tanto para los alérgicos a ella como para los sanos.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s