“Despues de todo las ciencias adelantan”

 

“Hoy las ciencias adelantan, que es una barbaridad, una bestialidad, una brutalidad.”

Decía Don Hilarión un vejete todo sabiduría y casticismo madrileño, la frase se hizo famosa como uno de los estribillos de la inmortal Verbena de la Paloma.

Si os dais cuenta las generaciones actuales, luchas por todo lo que significa modernidad en su trabajo, en su alimentación, en su comunicación, en sus relaciones, etc.….

Da la sensación, que si todo lo que les rodea no es de la última feria o del último desfile de Preta Porter, están viviendo en el fracaso.

La teoría de que lo viejo es malo, se vende mucho en ciertos sectores del consumismo.

Sin embargo, la realidad es otra.

Un vino de reserva, se paga, un cuadro o un mueble de la época de los Austrias, se paga, una Harley Davidson de los años 50, se paga y así infinidad de cosas que no son viejas, sino viejísimas y que los años le han dado clase, no solo han ganado en las bondades que las definían, sino que anteriormente, se cuidaban las calidades, los costos no eran lo más importante, no se iba a vender cientos de unidades, sino bastante menos, pero con la mejor imagen posible

EL valor de lo antiguo está en que años atrás se cuidaban los objetos en general de un año para otro, y esto fue así, hasta que, en una determinada fecha del siglo XX, la juventud se implantó en el consumismo y hay que decir que en esto ayudaron mucho las multinacionales.

Ropa de usar y tirar, como todos sabemos fabricadas en los países necesitados, muebles de diseño que por poco dinero te montan el piso, otras te ofrecen comida rápida etc.

Esto hace que vivamos al día y que probablemente hemos perdido el concepto del aprecio a los objetos que formando parte de nuestra juventud y nos acompañaban a través de los años.

Hay un sector que es el de los licores, los vinos etc., que se identifica con la calidad por su vejez, bouquet y el medio en donde se produce.

Los licores, vinos, cervezas y en general todas las bebidas que tuvieron sus orígenes con la aparición de las distintas fermentaciones entra ellas la alcohólica, desde los primeros tiempos en que los homínidos se dieron cuenta que aquello era agradable y reconstituyente, comenzaron a crear sus especialidades como símbolo representativo de sus tierras y etnias.

Pasados los años vemos como ciertas bebidas representan a sus países, tales como:

Vodka Rusia

Caipiriña Brasil

Limoncello Italia

Cerveza Alemania

Whisky Escocia

Shochu Japón

Sangría España

Tequila México

Mojito Cuba

Así podemos nombrar un gran número de variedades, todas con una característica común, a más solera, más valor.

Aquí sucede como en los arboles, de un buen tronco pueden salir buenas ramas y frutos

Un ejemplo clásico lo tenemos en el whisky que, aun teniendo el mismo tronco, existen diversas variedades y modificaciones en distintas partes del mundo.

Los canadienses toman un whisky con canela, que está considerado como la bebida nacional, famosa en su país, más que un whisky, se la considera un licor consumido generalmente en chupitos, su nombre también es curioso” Fireball Cinnamon Whisky” y se envasa en botellas que recuerdan a las que veíamos en los años 50 en el cine.

 

Se toma en chupitos por que ayuda a entrar en calor, el golpe del trago de whisky bañado totalmente en un sabor muy definido de canela roja, ardiente como el infierno, de ahí su nombre.

Su consumo se centra en los EE. UU, Noruega, Finlandia, Israel y algún otro, por este motivo no es muy conocido a escala mundial.

Últimamente ha pasado a ser conocido por que una partida fabricada al parecer en Norteamérica fue retirada del mercado europeo, principalmente  en Noruega, Finlandia y Suecia, ya que su contenido en propilenglicol superaba el actualmente autorizado por la Comunidad Europea que en una de las ultimas listas que dio de los aditivos diluyentes para productos alimentarios y otros, baja el contenido de este glicol.

El propilenglcol, o propano-1,2-diol, es un compuesto orgánico sintético formado por tres átomos de carbono, hidrógenos y dos grupos hidroxilo.

propilenglicol

A temperatura ambiente es un líquido incoloro con un sabor dulce, se mezcla con una amplia gama de disolventes y tiene dos buenas propiedades, retener el agua y una baja toxicidad.

Estas propiedades lo hacen un aditivo interesante para la industria alimentaria como emulsionante y conservante, ayudando a la disolución de colorantes y aromas.

En los EE: UU., lo autorizan en bebidas alcohólicas hasta un 5%, otras aplicaciones son en farmacia, aceites para cigarrillos, cosméticos y anticongelantes.

En Canadá no se pone ningún límite a su contenido en los productos alimenticios, siempre y cuando estén dentro de las” buenas prácticas de fabricación.

En Europa la legislación es más estricta, se permiten 3 gramos por kilo en los aromas y solo un contenido de 0,1% en los productos alimenticios y bebidas

Su capacidad para retener el agua permite su uso en muchos productos hidratantes para la piel y esto también explica su poder de anticongelante mezclado con agua.

Existen dos calidades según su pureza, la USP (calidad farmacéutica) usada en alimentación y la de uso industrial.

Como os   decía antes nos gusta todo lo moderno, pero esto no quita para que los buscadores de novedades no recurran a las técnicas antiguas, todos conocéis la gran influencia que, sobre los vinos, los destilados y extractos, produce el mantener esos productos en barril de roble un cierto tiempo dando lugar al intercambio de una serie de sustancias que lo homogenizan.

Mezclado con ácido de limón al gusto, se consigue un cóctel agradable y si se retoca con una nota de vodka de vainilla, se potencian las cualidades de la bebida. De todos es conocido que el whisky madurado en barricas gana bondad en todos sus perfiles aromáticos.

Como la historia tiene la virtud de la continua evaluación muchas veces debido a basarnos en la vieja experiencia.

Hace algún tiempo que los bartenders de bebidas, crearon los famosos cócteles que a veces prestigian los cubiertos que se suelen poner en Selectas Recepciones.

Después de estar experimentando durante años con dichos cócteles, a un gurú se le ocurrió experimentar con algo antiguo, pero novedoso en su proyecto.

Estos consistían en macerar cócteles en pequeñas barricas durante determinado tiempo y no en la coctelera clásica que el secreto no está solo en el tiempo de envejecimiento, sino el tipo de barrica, tamaño y composición del cóctel es aconsejable no usar barricas de más de 5-6 litros y cuando consideréis pasarlo a barricas de 1-2 lt.

Cuando los cócteles maduran en barricas hay que vigilar las múltiples variables que pueden afectar a la madera, la temperatura, y el tiempo.

Afecta tanto el tipo de madera, como el tiemplo empleado o los aditivos usados, el roble americano aporta nota avainilladas y de chocolate, mientras que el roble europeo da matices de frutos secos y especias.

Es importante que el interior de la barrica este bien tostado, si esto no se realiza adecuadamente pueden aparecer notas resinosas desagradables al paladar.

Los barriles tienden a expandirse y contraerse, en función de la temperatura, en este proceso de dilatación se extrae el líquido contenido en la madera y se produce lentamente una infusión entre el whisky y los ingredientes con sus sabores inconfundibles de la madera.

Si la madera de una barrica se seca pueden producirse unos hongos que después afectan a la nueva carga.

Esta técnica del cóctel se impone en los bares de élite

Y es que las ciencias adelantan que es una barbaridad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s